El 7 de septiembre nuestro director de Marketing, D.  Juan Alberto Iniesta,  tuvo el honor de ser invitado a participar  en la Mesa Redonda sobre ENZIMAS Y TANINOS organizada por la Asociación Enológica de Ribera del Duero “enoDuero”.

Los expertos coinciden, la vendimia viene algo retrasada en comparación con el año anterior. “Se está volviendo a lo que era normal hace años con cosechas tardías. Según las previsiones, este año podría desarrollarse en la primera semana de octubre” explica el presidente de la Asociación enológica de la Ribera del Duero, Enoduero, Ángel Luis Margüello quien recuerda que estamos en un momento clave del viñedo. “Si todo sigue así la cosecha puede tener muchísima calidad y una madurez enológica propia de las grandes cosechas pero todo depende del tiempo que haga en estas semanas”, subraya.
En este sentido, el director técnico del Consejo Regulador de Ribera del Duero y vocal de la Asociación Enológica de la Ribera, Agustín Alonso González advierte de que los peligros pueden llegar en cualquier momento. “Si llueve y hace sol y llueve y vuelve a hacer sol puede aparecer botrytis, si hay un exceso de frío puede que la uva no madure lo suficiente. Nunca se está tranquilo hasta que entra en bodega”, afirma.
Por ello, y conscientes de que en pre-vendimia los enólogos deciden qué productos hay que utilizar, la asociación enológica de la Ribera del Duero organizó una mesa redonda en la que cinco expertos en la materia de cinco casas suministradoras explicaron las ventajas de la utilización de enzimas y taninos, dos factores clave para lograr color y estabilidad en el vino. “Sin color un vino de Ribera no es Ribera. Cada casa comercial tiene sus productos pero esta mesa redonda no ha sido un debate de cómo vender si no de explicar de forma pormenorizada la situación técnica para clarificar en qué casos en necesaria su utilización y cuáles no”.
Uno de los expertos invitados, mantiene al respecto, que si bien las enzimas aceleran el proceso de coloración y los taninos proporcionan una mayor estabilidad, su utilización se recomienda en casos de falta de maduración –la conocida uva verde-, o cuando se presentan enfermedades sanitarias como podredumbre de la uva. “Se trata de optimizar y hacer más fácil al enólogo y bodeguero la estabilización”.
El evento, que contó con las asistencia de unos 40 enólogos de la Ribera, tuvo lugar en el Centro cívico del Ayuntamiento de Roa.