FreeK+

Reducción eficaz de potasio

Las resinas selectivas en potasio (K+), nos permiten además eliminar otros cationes como Ca2+, Fe2+, Fe3+, Cu+, Cu2+ mejorando la estabilidad del vino. El intercambio se produce entre los cationes metálicos y los iones hidrógeno de los grupos funcionales, teniendo el intercambio un efecto directo en el pH y potencial redox del vino.

El tratamiento con la resina va seguido de una regeneración de la misma. Tras el paso del vino, un lavado con una disolución ácida de HCl permite a los centros activos recuperar los H+ intercambiados con el vino, siendo la vida útil de la resina, siempre que se haga un buen uso de ella, ilimitada.

Estabilidad tartárica

Hay diferentes métodos para estabilizar tartáricamente los vinos, sin embargo, el intercambio catiónico permite mayor duración en el tiempo.

El vino es una disolución saturada de sales, siendo el ión potasio (K+) el principal responsable de las precipitaciones de éstas. Disminuir la concentración de potasio en el vino hace que no se alcance el producto de solubilidad del bitartrato impidiendo así su precipitación.

El tratamiento permitirá eliminar el potasio de una fracción del vino, siendo innecesario el paso de la totalidad del vino por el sistema.

Acidificación de mostos y vinos

El pH de un vino está relacionado con diferentes procesos químicos y microbiológicos que se dan en él. Una variación en el pH puede tener diferentes consecuencias, ya que afecta al potencial redox, está directamente relacionado con la combinación del SO2 libre e interviene en la tonalidad y en la estabilidad microbiana del medio, entre otros.

La concentración de los iones H+ libres son los responsables del pH del vino. Por ello, la sustitución de los cationes metálicos por protones provoca un aumento de la acidez total y una disminución del pH.

Ficha técnica Freek+

 

 

También te recomendamos…